El holandés perdió la mayor parte de sus ahorros. Ahora lidera la competencia por 31 segundos sobre Nairo Quintana. Es un respiro, teniendo en cuenta que aún queda mucha montaña por recorrer. Vicenzo Nibali ganó en Bormio y se metió en la conversación. Es tercero a 1:12 del holandés. El ‘Tiburón de Messina’ se convirtió en el primer italiano en ganar una etapa en el Giro del Centenario.

Fueron seis horas y 24 minutos los que necesitó Vicenzo Nibali para ganar la etapa. No fue la más larga, pero sí la más complicada. Con tres ascensos de un alto desnivel. El italiano se quedó con el triunfo por un respiro. Venció a Mikel Landa por la gasolina que le quedaba en el tanque. Por nada más. Ambos llegaron con los últimos restos a Bormio, la desaceleración y la aceleración en el último kilómetro, marcado por siete curvas terminó de destruir las piernas de los corredores que tuvieron que recorrer 222 kilómetros.

A los problemas estomacales de Tom Dumoulin se sumaron los calambres mientras descendía. El holandés estuvo al límite, sufrió como nunca había sufrido, pero se batió como un león. Defendió a capa y espada la ‘maglia rosa’. Llegó a un poco más de 2:18 segundos y mantuvo el liderato de la general. Son 31 segundos. No es nada para toda la montaña que viene, pero el holandés aún tiene el liderato y se mantendrá vestido de rosa por lo menos por un día más.

Este miércoles en la etapa 17 se vivirá un recorrido de 219 kilómetros entre Tirano y Canazei. Habrá tres premios de montaña: dos de segunda y uno de tercera categoría y la llegada será en un falso plano ascendente.

by google