La causa de la muerte del cantante Chris Cornell fue “suicidio por ahorcamiento”, según confirmó este jueves la vocera de la oficina del forense, Lisa Coff.

La muerte del artista, fue “repentina e inesperada”, según declaró su propio representante, Briam Bumbery, a través de un comunicado divulgado por la cadena CNN.

“Su esposa Vicky y su familia se sorprendieron al enterarse de su fallecimiento repentino e inesperado, asegura Bumbery en la nota, agregando que agradecen a los seguidores de Cornell “el continuo amor y la lealtad” que han mostrado al artista y les piden “que su privacidad se respetada en este momento”.

Cornell nació en Seattle (noroeste), la cuna de la música grunge, inspirado por el nihilismo del punk y el heavy metal que gozó de gran popularidad entre 1991 y 1994. Ese año, precisamente, Soundgarden obtuvo el primer lugar en el ránking de álbumes en Estados Unidos con “Superunknown”.

Soundgarden tenía uno de los sonidos más pesados del grunge, aun cuando Cornell solía hacer referencia a los Beatles, a los que escuchaba cuando niño y que fueron su mayor influencia.

El cantante luchó toda su vida contra la depresión y las drogas, llegando a llamar incluso a una revista de música desde la cabina telefónica de una clínica de desintoxicación para avisar que cancelaba una gira.